El manejo de la salud mental durante la pandemia de COVID-19 - Lidiando con la incertidumbre

Publicado 24-09-2020 en Healthcare

La pandemia de COVID-19 ha cambiado la vida tal y como la conocemos. La editora de temas de DynaMed, Amy Sullivan, PsyD, ABPP, comparte formas de manejar la salud mental y la ansiedad durante la pandemia.

¿Quién hubiera imaginado a principios de año que el mundo experimentaría una serie de incertidumbres, decepciones, aislamiento, estrés, preocupación, pérdida, depresión y dolor sin precedentes que se extendería a lo largo del año 2020 y quizás durante más tiempo? Estos son tiempos extraordinarios que muchos de nosotros nunca hemos tenido que enfrentar antes de la pandemia de COVID-19. Con los nuevos desafíos físicos, económicos y emocionales que surgen de la pandemia, hemos visto cómo se desarrolla una crisis de salud mental en niños y adultos.

La salud mental es vital para la salud física, el bienestar, las relaciones, el funcionamiento y en cómo nos sentimos. Aprender a reconocer y manejar nuestra salud mental es fundamental durante los tiempos más predecibles, y especialmente durante una pandemia. Las olas de emociones son normales. No es inusual sentirse triste y decepcionado por perderse un evento o una celebración familiar y luego casi instantáneamente sentirse agradecido por cosas como la estabilidad económica o la buena salud. Las emociones cambiantes son parte de la vida. Si los sentimientos de tristeza, ansiedad, estrés o depresión empiezan a apoderarse de tus pensamientos o interfieren con las actividades de la vida diaria; por ejemplo en la familia, el trabajo, el hogar u otras responsabilidades, es hora de buscar ayuda de un profesional calificado.

La depresión y la ansiedad son las principales condiciones de salud mental en el mundo, y a menudo se presentan en conjunto. Las condiciones clínicas, la depresión y la ansiedad son más que un simple dolor, o el sentirse deprimido o estresado. La depresión es un conjunto de síntomas que incluye sentirse triste, desmotivado o irritable; perder el interés en las cosas que antes se disfrutaban; o tener problemas en las relaciones. Los síntomas de la depresión clínica afectan el funcionamiento cotidiano o las responsabilidades personales, y pueden durar semanas.

En la medicina del comportamiento, diagnosticamos la depresión clínica basándonos en la duración y el grupo de síntomas resumidos por la sigla en inglés, SIGECAPSS.

SIGECAPSS significa:

S: Cambios de humor subjetivos (Subjective mood changes)

I: Los intereses cambian (Interests changing)

G: Sentimientos de culpa (Guilt feelings)

E: Los niveles de energía cambian (Energy levels changing)

C: Dificultades para concentrarse o cambios en el estado cognitivo (Concentration difficulties or changes in cognitive status)

A: Cambios de apetito (Appetite changes)

P: Agitación psicomotora (Psychomotor agitation)

S: Cambios en el sueño (Sleep changes)

S: Ideas suicidas (Suicidal ideation)

La depresión se diagnostica cuando varios de los síntomas anteriores se presentan durante dos semanas o más y tienen un impacto negativo en la vida diaria. Es importante que estés atento si tú o un ser querido tienen los síntomas anteriores y que busques atención de un especialista en medicina del comportamiento debidamente capacitado.

También es importante buscar una evaluación profesional si la ansiedad se convierte en algo más que un estado de ánimo pasajero y se convierte en una parte importante de los pensamientos y sentimientos de la persona, y tiene efectos negativos en sus relaciones y responsabilidades. Para diagnosticar la ansiedad, se considera si se centra en algo específico o si es más generalizada y desproporcionada con respecto a una situación (como obsesionarse o prever el peor de los casos). La ansiedad puede expresarse como pensamientos preocupantes y/o síntomas físicos (por ejemplo, mariposas en el estómago, corazón acelerado o sensación de mareo), y también puede incluir sentimientos de inquietud o dificultad para relajarse. Si los síntomas son físicos, trabajamos estrechamente con los médicos para descartar posibles causas de enfermedad. Luego evaluamos los síntomas somáticos para llegar a la raíz de la condición.

No podemos tener una conversación sobre la salud mental sin entender la conexión entre la mente y el cuerpo, y lo importante que es esta conexión para mantener la salud física y emocional. Para demostrar la conexión mente-cuerpo, imagina que mientras lees esto, te doy una rodaja de un limón maduro.

Este limón está lleno de jugo. Les pido que se metan este limón en la boca, lo muerdan y lo mantengan en la boca. Noten lo que está sucediendo en su cuerpo. Lo más probable es que estén teniendo reacciones físicas: salivación, opresión en la garganta o en el estómago, tal vez un recuerdo de sabor agrio o amargo que casi parece real. No se ofreció físicamente un limón, sino que está recordando una experiencia; sin embargo, el cuerpo responde, basado en la memoria. Esta es la conexión mente-cuerpo.

Cuando pensamos, sentimos. Por lo tanto, los pensamientos negativos o difíciles pueden causar trastornos en el cuerpo. Un corazón palpitante y un mayor suministro de sangre sirve para intentar escapar del peligro (como huir de un tigre), pero sólo durante ese corto período de tiempo, durante la persecución. Cuando un corazón palpitante y la presión sanguínea alta se producen de forma continua, por ejemplo debido a la ansiedad, esto puede tener un impacto negativo en la salud física, por lo que es importante reconocerlo y controlarlo.

Durante los últimos años, la medicina del comportamiento y otros campos se han centrado en aumentar la conciencia de la conexión mente-cuerpo y normalizar la idea de que la salud física y la mental van de la mano. Tener una es tener la otra, como beneficiarios mutuos de una relación simbiótica. Hemos visto esfuerzos para desestigmatizar las condiciones de salud mental y hemos escuchado a atletas profesionales, entrenadores, personalidades de los medios de comunicación, actrices y actores hablar abiertamente sobre su salud mental y una campaña de salud mental. El debate abierto sobre la salud mental ha ayudado a las personas a reconocer sus necesidades de atención, y a buscarla e iniciarla. Al hacerlo, encuentran recursos para sentirse mejor física y psicológicamente, y mejorar las relaciones.

Una de las cosas más importantes que han sucedido en materia de salud mental durante esta pandemia es el paso de la atención presencial a la atención virtual de los profesionales de la salud mental. Hoy en día se puede ver a un terapeuta certificado virtualmente en un teléfono móvil o una computadora. Si tú o alguien que conoces se puede beneficiar de los servicios de salud mental, comunícate con tu proveedor de servicios de salud. Es importante tomarse el tiempo para cuidar la salud física y mental.

Recursos adicionales:

Inicia sesión para ver Adjustment Disorder en DynaMed.

DynaMed® es la principal herramienta de apoyo a las decisiones clínicas de EBSCO Information Services, que proporciona la evidencia clínica más actual en el punto de atención. La revisión rigurosa y diaria de la literatura médica por parte del médico y el personal especializado de EBSCO asegura que el análisis, la síntesis y la orientación oportunos y objetivos estén al alcance de los usuarios.

Conoce más de Dynamed

Share this: