EBM Focus: COVID-19 - Diez cosas que debes saber

Publicado 23-12-2020 por Carina Brown, MD | Katharine DeGeorge, MD, MS | Alan Ehrlich, MD en Healthcare

En abril del 2020, el equipo de DynaMed® EBM Focus respondió diez preguntas frecuentes sobre COVID-19. Ahora compartimos algunas de las preguntas que los médicos están haciendo ahora.

¿Qué sabemos de las vacunas?

Pfizer, Moderna y AstraZeneca han informado resultados prometedores de vacunas en los comunicados de prensa. El ensayo de fase 3 de Pfizer asignó al azar a más de 43.000 participantes para que recibieran una vacuna de ARNm o un placebo y les pidió que informaran sobre los síntomas de COVID-19. Se confirmaron 170 casos de COVID-19 en los participantes del ensayo (162 casos en el grupo de placebo y 8 en el grupo vacunado), el análisis sugirió que la vacuna era 95 por ciento efectiva en la prevención de la infección sintomática de COVID-19 (p<0,0001). Simultáneamente, Moderna inscribió a más de 30.000 participantes en un ensayo de fase 3 de su vacuna de ARNm. Después de 95 casos confirmados (90 casos en el grupo de placebo y 5 en el grupo vacunado), la vacuna de Moderna demostró una eficacia del 94,5 por ciento (p<0,0001). De forma similar, AstraZeneca informó de los resultados de los ensayos de fase 2/3 de una vacuna de vector viral con 131 casos de COVID-19 en más de 23.000 participantes.

A diferencia de los otros dos grupos, los investigadores de AstraZeneca realizaron una vigilancia semanal de la infección asintomática. Se evaluaron dos regímenes de dosificación diferentes. Cuando los participantes del ensayo recibieron media dosis seguida de una dosis completa con al menos un mes de diferencia, la vacuna tuvo una eficacia del 90 por ciento. La eficacia fue del 62 por ciento cuando se administraron dos dosis completas con un mes de diferencia. En ambos casos, la mayoría de los pacientes que desarrollaron COVID-19 grave no recibieron la vacuna. No se han informado preocupaciones serias de salud con ninguno de estos posibles candidatos a la vacuna. Una distinción notable son los requisitos de almacenamiento de las diferentes vacunas: La vacuna de Pfizer debe almacenarse a -70 grados centígrados y la de Moderna a -20 grados centígrados, pero la de AstraZeneca puede almacenarse con seguridad a entre dos y ocho grados centígrados. No está claro si las vacunas de Pfizer o Moderna protegerán contra la infección o transmisión asintomática, o cuánto tiempo durará la inmunidad en cualquiera de las vacunas. A medida que aumenta el número de casos, la eficacia de la vacuna puede disminuir. Pero en comparación con la vacuna contra la gripe estacional (normalmente con una eficacia del 50-70%), un 90% de eficacia (o más) es realmente alentador.

Una vez que has tenido COVID-19, ¿puedes volver a tenerlo?

En abril, respondimos a esta pregunta con “no lo sabemos”. Ahora, con unos pocos meses de datos a nuestro favor, podemos responder a esta pregunta con un “tal vez”. Se ha reportado una re-infección (con y sin síntomas de COVID-19), aunque parece ser un suceso poco frecuente. Los anticuerpos del SARS-CoV-2 pueden no ser duraderos, particularmente en pacientes con enfermedad leve, lo que ha dado lugar a la hipótesis de que la inmunidad podría no ser duradera en todos los pacientes. Además, las segundas olas de COVID-19 han aumentado la posibilidad de que aparezcan cepas variantes y mutaciones de picos de proteínas que, en teoría, podrían eludir cualquier protección contra una infección y/o vacunación anteriores. Por lo tanto, parece posible contraer COVID-19 de nuevo, pero actualmente no está claro hasta qué punto puede producirse una reinfección y si la disminución de la inmunidad, las cepas virales variantes o ambas contribuyen a la reinfección.

¿Pueden las pruebas rápidas descartar de forma confiable la enfermedad?

Una prueba rápida puede probablemente descartar la enfermedad, pero no se debe tranquilizarse erróneamente con un resultado rápido que sea negativo. Una revisión sistemática comparó dos tipos de pruebas rápidas, antígeno y molecular, con la reacción en cadena de la polimerasa de transcriptasa inversa (RT-PCR). Las pruebas rápidas tenían una sensibilidad combinada del 56,2% (IC del 95%: 29,5%-79,8%) y una especificidad del 99,5% (IC del 95%: 98,1%-99,9%). Para una cohorte de 1.000 pacientes hipotéticos con una prevalencia de la enfermedad del 10%, 56 serían diagnosticados correctamente con COVID-19, mientras que 44 tendrían un resultado falso negativo y cinco tendrían un resultado falso positivo. Aunque los resultados rápidos pueden estar listos en 15 minutos, las pruebas negativas deben ser confirmadas con RT-PCR.

¿Los suplementos son útiles para prevenir la infección por COVID-19 o para reducir la gravedad?

Hasta la fecha, ningún estudio ha identificado ningún beneficio directo para la vitamina D o el zinc en términos de reducción de la infectividad del SARS-CoV-2 o de la enfermedad grave por COVID. Los datos de cohortes de 489 pacientes sugieren una asociación entre la deficiencia de vitamina D y el aumento de las tasas de COVID-19 (riesgo relativo 1,77; IC del 95%: 1,12-2,81), pero es igual de probable que un factor de confusión no identificado pueda estar poniendo a algunos individuos en riesgo tanto de deficiencia de vitamina D como de infección por SARS-CoV-2. La situación es similar en el caso del zinc, ya que los estudios no han demostrado todavía un efecto de los suplementos de zinc en la prevención, la duración o la gravedad del COVID-19. Según los datos de los ensayos clínicos actuales, los Institutos Nacionales de Salud no recomiendan la administración de suplementos de zinc por encima de la dosis diaria para la prevención de COVID-19.

¿Es común la transmisión vertical?

En un reciente meta-análisis de 24 estudios con 1.100 mujeres embarazadas con COVID-19, se informó del ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) relacionado con COVID en el dos por ciento de los neonatos, con 19 de 444 neonatos (4,3%) con un hisopo nasofaríngeo positivo y uno de cada cinco neonatos (20%) con concentraciones elevadas de IgM e IgG séricas pero un hisopo negativo. Cabe destacar que el 23% de los bebés nacieron prematuramente y el 85% de los partos en este meta-análisis fueron por cesárea. Los autores señalan que la tasa de partos por cesárea no se explicó completamente por la gravedad de la enfermedad materna o el compromiso fetal y puede atribuirse en parte a una abundancia de precauciones clínicas a pesar de que las directrices internacionales y estadounidenses recomiendan el parto vaginal para las pacientes con COVID-19 cuando es posible.

¿Cómo se debe manejar el riesgo de coagulación?

Además del daño alveolar, ahora está claro que COVID-19 a menudo causa coagulación microscópica y macrovascular en los pulmones de los pacientes con enfermedades graves. La coagulopatía asociada a COVID-19 es inusual: parece estar asociada a niveles elevados de dímeros D incluso en aquellos que no tienen trombos macrovasculares y también a un aumento de fibrinógeno con poco cambio en los niveles de plaquetas o protrombina. Para empeorar las cosas, se ha informado de la aparición de coágulos a pesar de la anticoagulación. Además de la profilaxis de rutina, algunos expertos recomiendan un examen de ultrasonido Doppler de referencia y de vigilancia para la trombosis periférica en pacientes con COVID pulmonar grave, incluso en aquellos sin síntomas en las extremidades. Este consejo tiene sentido en el entorno de la UCI pero no puede aplicarse en el entorno de los pacientes externos.

¿Importa el tipo de sangre?

En marzo de 2020 se informó por primera vez de una asociación entre los grupos sanguíneos ABO y COVID-19 después de que un meta-análisis de 2.000 pacientes en Wuhan, China, identificara una asociación positiva entre el grupo sanguíneo A y la infección por COVID (odds ratio [OR] 1,28; IC del 95%: 1,14-1,44), y una asociación negativa para el grupo sanguíneo O (OR 0,68; IC del 95%: 0,59-0,77). En octubre, un metaanálisis de dos paneles de control de casos examinó 8,5 millones de polimorfismos de un solo nucleótido e identificó un grupo de genes 3p21,31 que coincidía con el locus ABO en pacientes con insuficiencia respiratoria inducida por COVID-19. Este estudio también encontró un mayor riesgo de enfermedad grave relacionada con COVID en personas con grupo sanguíneo A (OR 1,45, IC del 95%: 1,2-1,75) y un menor riesgo para el grupo sanguíneo O (OR 0,6, IC del 95%: 0,53-0,79). Esta información sugiere que las personas con el grupo sanguíneo A pueden tener un riesgo ligeramente mayor de adquirir y desarrollar COVID-19 grave, mientras que las personas con el grupo sanguíneo O pueden tener un riesgo algo menor, aunque no se ha establecido adecuadamente la verdadera importancia clínica de estas asociaciones.

¿Qué tan comunes son la pérdida sensorial y otras manifestaciones neurológicas?

Se ha prestado mucha atención a la frecuencia de las anomalías del gusto y el olfato asociadas a la COVID-19 leve. Sin embargo, en los pacientes hospitalizados, estos síntomas sólo se presentan en alrededor del 15 por ciento de los pacientes, y los problemas más graves son más comunes. Se ha informado que la encefalopatía, la afectación leptomeníngea, los accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones neurológicas causan el 4% de las muertes por COVID-19.

¿Qué hay de los síntomas gastrointestinales y la diarrea?

Los síntomas gastrointestinales se reportan en un 3 a 40 por ciento de los pacientes con COVID-19, siendo la diarrea la más frecuente. Otros síntomas incluyen náuseas/vómitos, eructos y dolor abdominal. Los síntomas gastrointestinales pueden ser ocasionalmente las únicas quejas que se presentan, pero aún no tenemos evidencia de alta calidad sobre su incidencia. La disfunción hepática también puede ocurrir y parece ser más común en pacientes con COVID-19 más severo. Los problemas hepáticos pueden ocurrir debido a los efectos adversos de los medicamentos antivirales o en relación con la propia infección, particularmente en pacientes con diabetes o enfermedad hepática subyacente.

¿Trabajar desde casa reduce el riesgo de infección?

Unos casos de estudio y controles examinó los hábitos de trabajo de 314 pacientes sintomáticos sometidos a pruebas de COVID-19. Entre los pacientes que dieron positivo en la prueba de COVID-19, el 35 por ciento trabajaba desde su casa y el 65 por ciento trabajaba fuera de ella. Por el contrario, entre los pacientes que estaban enfermos pero que dieron negativo, el 53% trabajaba desde su casa y el 47% trabajaba fuera de ella. Los pacientes con síntomas pero con pruebas de COVID-19 negativas también tenían más probabilidades de identificarse como blancos no hispanos, de informar sobre un título universitario y de tener afecciones médicas crónicas. Después de ajustar la edad, el sexo, la raza y las condiciones médicas subyacentes, los pacientes del caso tenían más probabilidades de trabajar en un entorno de oficina o escuela (OR ajustado 1,88; IC del 95%: 1,2-2,7). Debido al sesgo inherente de los estudios de casos y controles, estos resultados tienen poca certeza, pero vale la pena considerarlos.

Para más información, vea el tema de acceso abierto COVID-19 (Novel Coronavirus) en DynaMed®.

Share this: